martes, 8 de abril de 2008

PATTON: El hijo de la luna

Hijo de la luna, por mencionar algún astro, porque en realidad Patton podría ser hijo del sol, de marte o de cualquier materia existente fuera de la faz de la Tierra. Y es que, desde tiempos de Faith No More (si, porque estamos hablando de Mike Patton, ex-cantante de grupos como Faith No More y Mr.Bungle) Mr.Patton ya mostraba esa bestialidad que hacia temblar hasta al más posero de los cantantes de doom-metal.


Madrid, 03 de abril, Sala Joy Eslava, se presenta Moonchild, disco compuesto por John Zorn, bajo la idea de darle sonido a escritos del famoso ocultista Aleister Crowley. Mike Patton, Trevor Dunn (compañero de Patton desde tiempos de Mr.Bungle) y Joey Baron (alistado por Zorn para muchos de sus proyectos), completarian la banda del terror.


No conozco mucho la historia de Zorn, pero he llegado a él gracias a Patton, ya que este último ha participado en varios proyectos underground de Zorn, que por cierto es un eximio saxofonista. Desde ya, es materia obligada, a cualquiera que guste de la música, investigar y conseguir material de este señor, que es vasta y muy distinta entre sí.

Los que han seguido la trayectoria de Mike Patton no se sorprenderán de lo que hace en Moonchild. Para un oyente común si puede llegar a la mofa o a cuestionarse ¿que pasa en este jodido mundo?

Lo que pasa es que ésta es una interpretación vocal (sin palabras, tal como dicta el título del disco : "Moonchild: songs without words").
Gritos de espanto, llantos, risas, cofs-cofs, y otros sonidos extraños es lo que escucharas salir de la garganta de Patton, quien, de una manera endiablada, mantendra el nivel de la interpretación durante 45 minutos y algo más, ya que el espectaculo finaliza con un solo brillante del mentado vocalista.

Para el que piense que es una interpretación totalmente improvisada y que simplemente el tio se sube al escenario y grita lo que le dicen las pelotas, nada más lejos de la realidad, y es que el sr. en cuestión lleva consigo unas partituras vocales que sigue con minuciosa estricticidad durante su performance, y claro que hay también algo de espontaneidad e improvisación, que se nota, sobretodo, en los gestos faciales o en sus desmadres de explosión corporal.

De más esa decir que éste no es un espectáculo apta para todos, hay que ir preparado, sino, como comenté antes, o te da la risa o te sentirás en el mismo infierno...pero no ambos juntos.
La insanía, la autoagresión y los círculos de baba, propios de Patton, estan garantizados.

El hijo de la luna lo hizo de nuevo.
(OST: Possession - John Zorn)

1 comentario:

Pogo Lynch dijo...

Hace sólo unos instantes que vengo de ver en youtube un extracto de su solo (Litany IV) allá en Madrid y vaya... que ganas de estar ahí, que ganas de poder vivir la experiencia de Moonchild en vivo.
Saludos y gracias por compartir tus impresiones de esta super experiencia